Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Esaú Martín
Jueves, 29 marzo 2012

¿Y el derecho al trabajo?

Marcar como favorita Enviar por email
Antes de cumplir los cien días de cortesía que se suele conceder a cada nuevo gobierno, los sindicatos han convocado una jornada de huelga general para hoy día 29 de marzo.

Al margen de las razones de la huelga, que sería para un debate mucho más profundo, me gustaría hablar sobre el derecho a la huelga y al trabajo.

La Constitución española reconoce el "derecho a la huelga" y el "el deber de trabajar y el derecho al trabajo" de forma clara e inequívoca. Ningún derecho es superior al otro y ambos son perfectamente compatibles entre sí en el marco de la Carta Magna. Cualquier persona mínimamente informada lo sabe y entiende que debe ser así y es lógico que así sea. Sin embargo, días como los de hoy ponen de manifiesto que la práctica del derecho a la huelga se superpone al de poder ir a trabajar.

Y los sindicatos, convocantes del paro, son los responsables de esta situación. Estamos cansados de ver en televisión como los piquetes, mal llamados informativos, informan, presionan, insultan e incluso en ocasiones agreden a aquéllos que se atreven a elegir en libertad por ir a trabajar, cercenando su derecho recogido en la Constitución.

Las centrales sindicales han perdido en los últimos años gran parte del apoyo social e influencia que tenían en la primera década de la democracia. Poner en la calle piquetes violentos que actúan como auténticas mafias para intentar paralizar un país, y sacar de ello a la desesperada tajada social y política, es una muestra de ello. Derecho a la huelga sí, pero así no.

Las cifras de seguimiento de la huelga, sean las que sean, no me las creo y por ello no son válidas y no merecen a mi entender ningún tipo de análisis. Con datos desvirtuados por el uso de la violencia, al menos yo, me veo incapaz de hacer una valoración acertada del apoyo o rechazo a la huelga, y creo que nadie debería aventurarse a ello.

Me pregunto cuál sería el seguimiento de la huelga si no se hubiera presionado al transporte público, si no se hubiera obligado al pequeño comercio a cerrar, si no se hubieran presentado en las centrales de distribución de mercancías, si no se hubiera impedido pasar a los transportistas, si no se hubiera presionado uno a uno a los funcionarios públicos y a los trabajadores en general, si no estuviera mal visto ir a trabajar un día como hoy... es decir si, como dice la ley, se hubiera dejado a cada uno elegir libremente...

No lo sabemos y nunca lo vamos a saber mientras se siga ejerciendo el derecho a la huelga de forma violenta por algunos que dicen llamarse defensores de los trabajadores -evidentemente no todos- que entienden que este día tienen barra libre para tomar el país.


Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Currela
Fecha: Sábado, 31 marzo 2012 a las 13:07
Y cual sería el seguimiento de la huelga si ningún trabajador tuviera miedo a represalias del empresario? En mi entorno se de unos cuantos, y son bastantes más ...

ZaraobeDigital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress